TRATAMIENTO DE LA OSTEOPENIA

El tratamiento de la osteopenia es controvertido. Actualmente, los candidatos para la terapia incluyen los que están en el mayor riesgo de fractura ósea osteoporótica basándose en la densidad mineral ósea y los factores de riesgo clínicos. A partir de 2008, las recomendaciones de la National Osteoporosis Foundation se basan en las evaluaciones de riesgo de la Organización Mundial de la Salud a través de la Herramienta de Evaluación del Riesgo de Fractura (FRAX). De acuerdo con estas recomendaciones, se debe hacer el examen de la terapia para las mujeres con posmenopausia y hombres mayores de 50 años de edad, si alguno de los siguientes porcentajes está presente: 

  • Puntuación en la escala T de densidad mineral ósea de -2,5 en el cuello femoral o la columna vertebral, excluidas las causas secundarias.
  • Puntuación en la escala T de densidad mineral ósea entre -1,0 y -2,5 en el cuello femoral o la columna vertebral y una probabilidad de 10 años de fractura de cadera ≥ 3 % o una probabilidad de 10 años de fractura osteoporótica mayor ≥ 20%
  • Juicio de los clínicos en combinación con las preferencias del paciente que indica tratamiento para las personas con probabilidades de fractura a 10 años por encima o por debajo de estos niveles.

(Cabe destacar que las dos primeras condiciones se identifican con las personas con osteoporosis. La tercera condición corresponde a las personas con osteopenia, es decir, aquellos con puntajes T entre -1,0 y -2,5).


Cuando se busca el tratamiento médico para la osteopenia, el tratamiento incluye medicamentos con una serie de acciones. Los medicamentos usados ​​comúnmente son los bifosfonatos, incluyendo alendronato, risedronato, ibandronato y moduladores de los receptores de estrógeno (SERM), como el raloxifeno; estrógeno; calcitonina y teriparatida.

Los estudios han demostrado que los beneficios reales de estos medicamentos pueden ser marginales. Se podría necesitar aproximadamente que 270 mujeres con osteopenia fueran tratadas con medicamentos durante tres años para que una de ellas pudiera evitar una única fractura vertebral.

El ranelato de estroncio ha sido aprobado en 27 países de Europa, después de comprobarse que forma los huesos al disminuir el trabajo de los osteoclastos y estimula los osteoblastos. El 10 de enero de 2014, el Comité europeo de evaluación de riesgos en farmacovigilancia recomienda que el ranelato de estroncio, comercializado bajo nombres como Protelos o Protos por Servier, ya no debería ser usado para tratar la osteoporosis, ya que los ensayos aleatorios han demostrado un aumento del riesgo de infarto de miocardio. 

Para el tratamiento natural de la osteopenia se pueden utilizar las formas naturales del estroncio, en las que se incluyen lactato de estroncio, gluconato de estroncio, carbonato de estroncio, y el citrato de estroncio. Las fuentes alimentarias incluyen especias (especialmente albahaca), mariscos, granos enteros, raíces y hortalizas de hoja y legumbres. El estroncio no debe ser tomado con suplementos de calcio, para mejorar la absorción.